El miedo lo tienen ellos; RCI Día 5 ICM Day 5

En 2009, dos bloggers de Azerbayán fueron enviados a prisión por haber colgado en Youtube un vídeo satírico para denunciar la falta de libertad de expresión en su país. Aquí tienen el arma del delito. Juzguen ustedes mismos su gravedad:

Cuando algo así ocurre, se pone de manifiesto el aparato represor de un régimen que no comprende o comparte que el respeto a los derechos humanos y a las reglas democráticas es lo que otorga legitimidad al sistema político. Pero hay más… Cuando un gobierno reprime la libertad de expresión no hace sino enviar un mensaje de crítica debilidad. Con demasiada frecuencia, defensores y defensoras de derechos humanos de todo el mundo sufren vulneraciones de derechos como la libertad de expresión o de asociación. Las violaciones de estos derechos humanos demuestran que quienes realmente tienen miedo son los gobiernos represores, los que envían a bloggers a prisión, los que no respetan la independencia del poder judicial, los que no garantizan el derecho de acceso a la información, etc.

Los ataques a los defensores de derechos humanos son una prueba irrefutable de nuestro poder y un indicador clave del impacto del movimiento global por los derechos humanos. Si los bloggers de Azerbayán son perseguidos, si los sitios web son censurados en China o si Estados Unidos pone el grito en el cielo con las filtraciones de Wikileaks, es porque los gobiernos de estos países tienen pavor. No se sienten seguros. Temen una tormenta. Temen que la ciudadanía responda exigiendo que los gobernantes rindan cuentas, que garanticen el acceso a la información, y que no violen los derechos humanos dentro y fuera de sus fronteras supuestamente en nombre de la ciudadanía.

Las nuevas tecnologías proporcionan una larga colección de oportunidades y desafíos para la movilización por los derechos humanos. El futuro inmediato de las redes sociales y de las infrastructuras de comunicación es incierto, como lo es prácticamente todo en el campo de las nuevas tecnologías. Pero ya no se trata de una vía adicional más para el trabajo de los activistas. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) están aquí para quedarse. Tanto la calidad y la precisión de nuestra investigación, como la rapidez y la extensión de nuestro activismo dependen del modo en que seamos capaces de comprender e integrar las TIC en nuestro trabajo. Si queremos seguir dando miedo, este es sin duda uno de los retos fundamentales para el movimiento global por los derechos humanos.

Koldo Casla

This entry was posted in En CASTELLANO, The 'age of rights' and other risks and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s