Los árabes van a dominar el mundo

Me lo han dicho en la panadería, así que debe de ser verdad. La panadera y un cliente comentaban alegres una fotografía en la portada de un diario en la que aparecía un grupo de musulmanes. Al principio pensé que conocían a uno de ellos. Tuve curiosidad por saber más, lo confieso, pero no le di mayor importancia. Mi turno: “Una chapata, por favor”. Me la da, le entrego 85 céntimos, y la panadera, sintiendo quizás que me debía una explicación (quizás por no haberme incluido en la conversación, no lo sé), me aclara: “Los árabes van a dominar el mundo, ¿sabes? En la frutería de al lado, si alguna mujer (local, se entiende) les llama la atención (a las otras mujeres, las del velo, entiendo) por no ponerse los guantes para coger unos melocotones, ellas responden que ‘los suyos’ van a dominar el mundo… es que tienen más hijos, ¿sabes?”. Lo único que ha salido de mi boca ha sido: “¿En serio? Pufff… cómo estamos, ¿no?”. Ni yo mismo sé lo que he querido decir, ni tampoco tengo ni idea de lo que ella ha querido entender, porque mientras salía por la puerta, me ha parecido entenderle: “Sí, eso, ¡cómo estamos!”.

En fin, ha pasado ya un rato largo y no puedo asegurar que las palabras fueran exactamente esas (los paréntesis son míos, aclaro), pero créanme que el texto no se aleja demasiado de la realidad. En todo caso, el mensaje es claro, y amenazador: Los árabes van a dominar el mundo.

Creo que cuando dijo ‘mundo’, realmente quería decir Vitoria, o quizás el nombre del barrio en el que vivo. Y cuando dijo ‘los árabes’, creo que se refería a ‘los musulmanes’ en general, vengan de donde vengan, Marruecos o Pakistán. Vivimos en un tiempo en que comentarios que antes parecían impronunciables hoy son perfectamente asumibles como ‘de lo más normal‘. En el contexto de la crisis actual, representantes de la clase política se muestran particularmente hábiles identificando, alimentando y dirigiendo los temores de parte de la sociedad. Es lo que Joan Subirats identifica como la ‘política del miedo’ que se encuentra detrás de la debilidad de la Europa de hoy. Así, por ejemplo, el alcalde de Lleida y candidato a liderar el Partido Socialista de Cataluña, Àngel Ros, se presenta como el gran defensor del laicismo poniéndose en vanguardia de la lucha contra el burka. O los recientemente elegidos alcaldes de Badalona y Vitoria, Xavier García Albiol y Javier Maroto, pusieron el acento de sus respectivas campañas electorales en la exigencia de varios años de residencia como requisito para acceder a prestaciones sociales. En el caso de Vitoria, tenemos también el caso de la mezquita de Zaramaga que un grupo de vecinos pakistaníes quiere abrir en el barrio. Pese a contar con licencia para ello, Javier Maroto en la campaña aseguró que la mezquita no se abriría si él era elegido alcalde. Una vez elegido, se dio paso a un proceso de consultas en el barrio para saber qué piensan los vecinos al respecto. (Nota: según datos del Ayuntamiento, hay 700 musulmanes en el barrio; pero la consulta es para ‘los otros’ vecinos). Por ahora, el proceso no ha permitido dar una solución a los promotores de la mezquita, para quienes el artículo 16 de la Constitución parece no ser de aplicación. Este artículo dice en su primer apartado que “se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley”.

En este tiempo de crisis se impone la política del miedo. Los derechos fundamentales, el Estado del bienestar, la universalidad de los derechos sociales y la diversidad son principios cada vez menos valorados. Frente a ellos, se extiende el populismo y el discurso de la seguridad y el individualismo, entre otros. Estas parecen ser las armas con las que algunos quieren evitar que los árabes terminen por dominar el mundo.

Koldo Casla @koldo_casla


Fotografía del local donde unos vecinos quieren abrir una mezquita en el barrio gasteiztarra de Zaramaga. El mismo día en que el autor tomó esta fotografía, el local se despertó con pintadas amenazadoras con esvásticas y otros insultos (omitidos en la imagen).

This entry was posted in En CASTELLANO, Puertas adentro and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Los árabes van a dominar el mundo

  1. Gracias, Andrea, por tu comentario.
    Tan sólo una aclaración: Todas las entradas en este blog están escritas a título personal, y no comprometen a ninguna organización de la que cualquier autor pueda formar parte.
    Un saludo.

  2. andrea says:

    La verdad, para ser un blog del Ararteko “chief of staff”, no aportas nada, más que el consabido, “sois unos xenófobos llenos de prejuicios”….Vuestra receta está clara: hay unos ciudadanos humildes a los que hay que meterles la multiculturalidad en vena, lo quieran o no, mientras yo(chief of staff) con mi sueldecito de 3000 euracos al mes me puedo permitir vivir como un pijo en alguna zona noble. Hipocresía de champagne leftist.

  3. mj says:

    Pues tenemos un problema, porque el otro dia, en una conversacion de parecido calado, aseguraron que los chinos nos van a dominar. La razon de peso y argumentacion (supongo que basada en sesudos pensamientos) era que acababan de abrir otro chino.

    Nadie admite ser xenofobo, ni tener ptoblemas con los extranjeros, pero cuando tocan el tema economico, surge el verdadero “yo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s