2 años del #15M: 2 cosas que me han gustado y 2 cosas que no me han gustado tanto

Hoy se cumple el segundo aniversario del nacimiento de los indignados en España. Quisiera aquí apuntar dos cosas que considero particularmente positivas de este movimiento, y otras dos que a mi juicio no lo son tanto. Advierto que pueden herir algunas susceptibilidades. Aun a sabiendas del riesgo, ahí va. Siempre con ánimo constructivo.

Vitoria_-_15-M_19Empecemos con lo bueno. Creo que el 15-M ayudó a despertar conciencias. En su momento, el 15-M hizo que muchos salieran de su letargo y empezaran a cuestionar el estado de las cosas. Miles de personas se congregaron en plazas de toda España para compartir ira y solidaridad, leer a Hessel y hablar de variados temas: desde el tamaño de las circunscripciones o la responsabilidad de los banqueros, hasta los huertos urbanos comunitarios o los bancos de tiempo. Fruto de ese intercambio de ideas in situ y a través de las redes sociales, surgieron plataformas que han sabido concretar sus reivindicaciones enfocando la lente de acción. La vía judicial para paralizar desahucios, la defensa de la sanidad y la educación públicas, o la resistencia a las tasas judiciales son buenos ejemplos de ello.

Otro elemento muy positivo del 15-M fue su capacidad de crear redes casi de manera espontánea. Bebiendo de los vasos comunicantes de las revoluciones árabes, el 15-M tuvo un gran éxito conectando a personas distanciadas físicamente entre sí pero que compartían algo esencial: la indignación ante la realidad sociopolítica. El 15-M también se convirtió en un modelo para el movimiento Occupy en Estados Unidos y puso de manifiesto las posibilidades de internacionalización de la acción colectiva.

Vayamos ahora a lo que no me ha convencido del 15-M. A mi juicio, Europa hoy se pasea temerosa entre dos fuegos: la tecnocracia y el populismo. Si bien el 15-M se ha enfrentado con vigor a la tecnocracia, todavía no ha atinado a encontrar una alternativa al populismo. Las declaraciones del 15-M están llenas de simplismos y generalizaciones alarmantes: “Todos fuera”, “Nos nos representan”, “Escrache al sistema”, “Democracia Real Ya” (por lo general, me molesta cuando se le ponen adjetivos a la democracia, bien sea “popular”, “orgánica” o en este caso “real”). Estos lemas pueden ser más o menos necesarios en los albores del movimiento. Pero pasados ya dos años uno espera un poquito más de rigor y concreción.

El segundo aspecto negativo es quizás la consecuencia del aspecto positivo señalado en primer lugar. Tuve la impresión de que del 15-M surgieron muchas voces que daban a entender que en España no había activismo hasta que la Puerta del Sol se llenó hasta la bandera. Creo que este movimiento ayudó a generalizar la concienciación, pero mucho antes del 15 de mayo de 2011 había en España asociaciones grandes y pequeñas, sindicatos y plataformas que luchaban por los derechos humanos, la protección del medio ambiente, la justicia social y la democracia. Gracias a los que hoy empiezan a ser “mayores”, los jóvenes de hoy disfrutamos de una sociedad democrática, con todas sus limitaciones y frustraciones, pero con un nivel de libertad equivalente al de los países vecinos. Me hubiera gustado escuchar del 15-M un reconocimiento sincero de los logros conseguidos a un alto precio mucho antes de que muchos de nosotros hubiéramos nacido siquiera.

 

Koldo Casla

@koldo_casla

Fotografía: Acampada del 15-M en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria-Gasteiz, 27 de mayo de 2011 (Commons Wikimedia)

This entry was posted in En CASTELLANO, Puertas adentro, The 'age of rights' and other risks and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s