Sobre el caso Snowden y el artículo de Vargas Llosa en El País

944202_10200259155144682_2081270785_nMario Vargas Llosa escribe un artículo hoy en El País (Jubilar a los espías) criticando a Edward Snowden por “haber roto su compromiso de confidencialidad que tenía contraído con el Estado para el que trabajaba”. A mí juicio, los puntos destacados de su artículo son los siguientes: a) Snowden no es un héroe sino que ha traicionado al gobierno que le contrató; b) el espionaje es así y así ha sido siempre; c) el caso de Snowden es como el de Assange; y d) ¿por qué tanto alboroto si hace tiempo que renegamos voluntariamente del derecho a la privacidad? Permítanme comentar estos cuatro puntos uno a uno.

En primer lugar, si algo pone de manifiesto el hecho de que Snowden firmara un contrato de confidencialidad con el Gobierno de los Estados Unidos es que el famoso y complejo proceso de acreditación de seguridad (security clearance) no es tan infalible como parecía. En cualquier caso, las vulneraciones de derechos humanos no pueden formar parte de un acuerdo de confidencialidad, por la misma razón por la que el cumplimiento de una orden de un superior jerárquico no exime de la pena en caso de tortura u otros graves crímenes internacionales. Las informaciones difundidas por Snowden ponen al descubierto un elaborado sistema de vigilancia orquestado por Estados Unidos, con la colaboración del Reino Unido, que vulnera abiertamente el derecho a la privacidad y el secreto de las comunicaciones en todo el planeta. Snowden ha destapado una gran trama que viola no sólo el Derecho internacional sino la misma Constitución de los Estados Unidos. Si hay que ponerle algún calificativo, Snowden es más un héroe que un traidor. (Sería distinto si Snowden hubiera entregado o vendido información a un país extranjero, pero no parece ser el caso).

Vargas Llosa se pregunta: “¿Alguna vez han hecho algo distinto los espías, desde que existen, que violar la intimidad de los ciudadanos de sus propios países y de los ajenos?”. Quizás haya algún país que no cuente con un servicio secreto, pero no creo que sean muchos. La pregunta no es si el espionaje es legítimo o no; la pregunta es si los servicios secretos deben tener carta blanca para hacer lo que consideren oportuno sin rendir cuentas a nadie. Como el mismo Vargas Llosa reconoce en su artículo, cuando se descubre que el espionaje ha dado lugar a trasgresiones ilícitas, los responsables merecen una sanción penal. En el contexto de los conflictos armados de carácter internacional, es una regla generalmente aceptada por los Estados que los espías capturados no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra. Moraleja: señores y señoras gobernantes, si quieren espiar a sus ciudadanos o a los ciudadanos de los países vecinos, asegúrense de ser capaces de mantenerlo en secreto; de lo contrario, aténganse a las consecuencias.

Dice el flamante autor hispano-peruano que Snowden es como Assange, quien no le merece un gran respeto precisamente. Creo, sin embargo, que hay dos diferencias fundamentales. En primer lugar, como ha señalado Glenn Greenwald, el periodista con el que entró en contacto el whistleblower, Snowden hizo una preselección de los documentos que podían ser filtrados antes de entregárselos a The Guardian, y un equipo de editores y periodistas de este diario hizo una nueva selección para determinar qué información debía ser difundida en ejercicio de la libertad de expresión y de la libertad de prensa. Los documentos y la información publicada son de interés general. No obstante, la Ley de Espionaje de 1917, en base a la cual procesarían a Snowden, no considera que el interés general pueda ser alegado por la defensa, lo cual no hace sino avivar las dudas sobre si un hipotético juicio contra Snowden pudiera respetar los estándares del derecho a un juicio justo. La otra diferencia importante entre Snowden y Assange es que mientras el primero es objeto persecución por parte de la administración Obama, el segundo por el momento sólo tiene una causa abierta, y es por abusos sexuales en Suecia. Assange debería responder por estas imputaciones y Suecia debería garantizar que no sería extraditado a Estados Unidos en el caso de que se incoara una causa contra él en aquel país.

Finalmente, tenemos el argumento de que “el derecho a la privacidad ya desapareció hace tiempo en el mundo en que vivimos”. Lo siento, pero no estoy dispuesto a aceptar que ya sabíamos a qué nos exponíamos cuando abrimos una cuenta en Facebook. En los últimos días he leído y escuchado a muchos tecnófobos que afirman que ya lo veían venir desde hace tiempo y por eso llevan años privándose de móviles, emails, redes sociales y cualquier otra frivolidad de este siglo. Estos orgullosos  ermitaños de ciudad aseguran que tanto tiempo sintiéndose incomprendidos ha merecido totalmente la pena, no tanto porque hoy estén menos expuestos que el resto de los mortales ante la NSA (que no lo están), sino porque ahora pueden sonreírnos con la condescendencia de quien se cree superior. Pues no. Me niego a admitir que sea culpa nuestra como si hubiéramos ido provocándolo. No nos engañemos: la NSA no está descargándose fotos graciosas de nuestro perfil de Facebook, juzgando tu última máxima en el Twitter o comprobando qué gatito es el más encantador en Youtube. El gobierno norteamericano y sus aliados han creado un sistema que potencialmente permite abrir la correspondencia y pinchar los teléfonos de todo el mundo sin ningún tipo de control. Y esta opción nunca apareció en los ajustes de seguridad de mi red social.

Koldo Casla

@koldo_casla

La foto, cómo no, está sacada de Facebook. No sé a quién atribuirle la broma, pero se merece un aplauso

This entry was posted in En CASTELLANO, Puertas afuera and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s