Pero, ¿quiénes fueron José Antonio y Francisco Franco? Una visita al Valle de los Caídos

http_o.aolcdn.comhssstoragemidas9d6e1161c8eae10cf48629ae6dc11577206503435Captura+de+pantalla+2018-07-04+a+las+11.03.24Este artículo fue publicado en El Huffington Post

Estoy pasando unos días en la Sierra de Madrid y una calurosa tarde he conseguido que me lleven al Valle de los Caídos. No voy a gastar letras explicándole mis razones. Digamos que últimamente tengo la memoria bastante presente. Pero dejemos el tema de la motivación para otro artículo.

Son las cinco y somos el último de tres coches en la entrada. A la derecha una periodista de La Sexta practica su intervención ante el cámara.

El ticket cuesta nueve euros por persona. No es barato pero no me pilla desprevenido porque me había informado en internet. Se paga desde el coche. Mi acompañante interroga escéptica: “¿Este dinero adónde va?” Se hace un silencio que a mí me parece innecesariamente largo. Claramente no es la primera vez que se lo preguntan. “Es Patrimonio Nacional. Es del Estado.” Pagamos.

Dentro del recinto del valle hay fauna y flora variada, o eso anuncian los carteles, pero yo no había venido en su busca. A velocidad prudente y cuesta arriba, tras unas cuantas curvas llegamos al aparcamiento. Estacionamos sin dificultad. Habrá una veintena de vehículos pero muchos más huecos. Pasamos lo suficientemente cerca del bar/restaurante como para escuchar frases sueltas de comensales en diversas mesas. Nada reseñable francamente (con perdón), pero me sorprende la comodidad con la que charlan. Yo cómodo precisamente no me siento. También hay un funicular hasta la cruz, pero no funciona.

Minutos después nos encontramos frente al monumento. Es gigante, como lo había imaginado. Abruma. A ambos extremos dos mayúsculos escudos franquistas hacen de escolta en piedra. “Es del Estado”, recuerdo las palabras de la funcionaria de la taquilla.

Hay un contraste notable entre la calma del entorno y la agresividad del mausoleo. Quien ordenó construir este sitio tuvo que ser un hombre acomplejado, temeroso de que la historia no lo fuera a recordar con cariño, o de que no lo fuera a recordar a secas. Continue reading “Pero, ¿quiénes fueron José Antonio y Francisco Franco? Una visita al Valle de los Caídos”

Advertisements

Nadie debería tener miedo de ir a clase

Persons hand filming two schoolboys fighting in school corridor with mobile phone, Bavaria, GermanyEste artículo fue publicado en el Huffington Post como avance de la investigación en curso sobre acoso escolar en España

“Después de todo, ¿dónde comienzan los derechos humanos? En lugares minúsculos, muy cerca de casa. Son tan cercanos y tan pequeños esos sitios que no son visibles en ningún mapa del mundo. Aún así, conforman el mundo de toda persona: el vecindario en el que vive, la escuela o universidad a la que asiste; la fábrica, granja u oficina donde trabaja.”

Son palabras de Eleanor Roosevelt, una de las madres de la Declaración Universal de 1948. Su papel fue clave para el desarrollo del derecho internacional el siglo pasado. Pero estas palabras suyas reconocen que donde verdaderamente se la juegan los derechos humanos no es en Ginebra, en Estrasburgo o en Nueva York; es en la distancias cortas.

En el cole o en el instituto, por ejemplo.

El desarrollo de la personalidad, la no discriminación, la libertad individual, la igualdad de género y el respeto a los derechos humanos son principios fundamentales del sistema educativo. No lo digo yo. Lo dice la Ley Orgánica de Educación.

Sin embargo, para miles de niños y niñas estas palabras suenan huecas. Adolescentes de toda España sufren acoso escolar de forma cotidiana, y las políticas públicas les están fallando poniendo sus derechos en juego.

El bullying o acoso escolar se define como una agresión física, verbal o relacional, intencionada y repetida en el tiempo, y en la que subyace un desequilibrio de poder real o aparente que impide a la víctima defenderse.

Es un tema de derechos humanos y por eso Amnistía Internacional está llevando a cabo su primera investigación sobre el tema a nivel mundial. Y la estamos haciendo en España. Continue reading “Nadie debería tener miedo de ir a clase”

El deseo para el hombre; la heroicidad para la mujer

Indignación por la sentencia de "La manada"Este artículo fue publicado en El Huffington Post.

No voy a comentar el criterio de la mayoría de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra.

Respecto al Código Penal diré que ya es hora de escribir en el BOE que sin consentimiento el sexo no es tal sino violación.

Quisiera eso sí llamar la atención sobre estas palabras del extenso voto particular del magistrado que, como me decía una amiga hoy, ya les ha preparado el recurso a los acusados. El Ilustrísimo Señor Don Ricardo Javier González González les habría absuelto al no encontrar en las imágenes de la joven ‘atisbo alguno de oposición, rechazo, disgusto, asco, repugnancia, negativa, incomodidad, sufrimiento, dolor, miedo, descontento, desconcierto o cualquier otro sentimiento similar’ (página 245 de la sentencia).

Este es el mensaje que recibo como hombre al leer este y otros párrafos del voto discrepante: Puedo dar por hecho que la mujer que yo anhele en cada momento consentirá a no ser que exprese claramente su rechazo. Continue reading “El deseo para el hombre; la heroicidad para la mujer”

Pido una oportunidad para votar por Espanya

Este artículo fue publicado en El Huffington Post.Kid under the catalan flag

 

La noche del 1 de octubre entrevistaron brevemente a un votante del no en un canal de televisión estatal. Se trataba de un joven andaluz, casado con una catalana y padre de dos niñas. Había llegado a Catalunya seis años atrás y decía haber sido muy bien acogido. Visiblemente conmocionado, tras señalar el sentido de su voto nuestro protagonista se lamentaba: “Hoy siento que me han dejado sin argumentos”.

Este hombre y millones más necesitan recuperar esos argumentos. Es más, después de semanas de tensión y angustia, de la DUI y del 155, creo que no me pongo excesivamente dramático si escribo que los necesita la sociedad española en su conjunto.

Aunque no sabemos el número exacto, parece que cerca de dos millones de catalanes se expresaron por la independencia el 1 de octubre. Voces desde Catalunya sostienen que mucha gente, especialmente jóvenes, ya han desconectado de España. Para estas personas no habría solución que no fuera quirúrgica. Es posible que así se sienta parte de la población pero me niego a aceptar que sea el caso de la mayoría. Es más, aunque lo fuera, seguiríamos obligados a buscar y agotar los espacios de entendimiento.

En esta encrucijada constitucional e identitaria un referéndum en Catalunya puede ser lo mejor que nos pase. Tengo dos razones que procedo a exponer a continuación. Continue reading “Pido una oportunidad para votar por Espanya”

El Estado de Derecho tiene una hermana de la que apenas hablamos

Estado-autonomico-Derecho-Constitucional-1140x419Este artículo fue publicado en Agenda Pública

Pueblo y Democracia tuvieron mellizos, niño él, niña ella. Son iguales en peso, altura y grado hereditario, pero no les queremos por igual. El niño se llama Estado de Derecho. La niña, Soberanía Parlamentaria.

Vaya mi tesis por delante. Sostengo que si reconociéramos el mismo valor al Estado de Derecho y a la Soberanía Parlamentaria, la respuesta institucional pero sobre todo ciudadana al contencioso en Catalunya sería distinta.

Si el Estado es de Derecho la sociedad entera, gobernantes incluidos, está sometida a la ley y el papel de los jueces es velar por que así sea. Pero en democracia no nos basta con afirmar que la ley hay que cumplirla. Necesitamos que la ley sea legítima. Y la legitimidad deviene de que la voluntad popular quede reflejada en ella. Mientras no nos inventemos algo mejor, la voluntad de 7,5 o de 46 millones de personas sólo puede conocerse a través de algún mecanismo de representación. Eso es el parlamento, que debe ser soberano, es decir, debe tener poder de decisión sobre el conjunto.

Tanto el Estado de Derecho como la Soberanía Parlamentaria son pilares esenciales pero mantener el equilibrio entre ambos no siempre es fácil. Requiere una actitud responsable y consciente. El Pueblo democráticamente representado se compromete a preservar la independencia de los jueces, y éstos por su parte respetan la supremacía del parlamento.

Jueces y parlamentarios son por lo tanto garantes de una misma libertad. Cumplir con dicha misión es de una trascendencia inconmensurable que exige un ejercicio de autocontrol permanente. Los parlamentarios han de ser conscientes de que no todo lo pueden, y los jueces han de respetar que su poder no proviene de la Facultad de Derecho sino de la voluntad popular. Continue reading “El Estado de Derecho tiene una hermana de la que apenas hablamos”

Derechos desahuciados en España: Sin habitación propia

ai report coverEste artículo fue publicado en OpenGlobalRights (Open Democracy)

Si Virginia Woolf reclamaba una habitación propia para escribir literatura (y para mucho más), Paula reclama un lugar al que poder llamar hogar para vivir su vida y criar a sus hijos. Pero políticas ineficaces le cierran el paso. Paula no es sino una de las miles de mujeres que no pueden salir de la trampa de la vivienda insegura tras un desahucio.

Más de 30.000 familias protagonizaron un desahucio por impago del alquiler el año pasado, al igual que el anterior, y el anterior. El número de familias afectadas por desalojos de origen hipotecario no es muy inferior.

Un desahucio es una experiencia traumática para cualquiera, pero Amnistía Internacional ha documentado que las mujeres lo sufren de manera diferente, y más frecuentemente. Las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos a jornada parcial, se encuentran en la parte inferior de la brecha salarial, y con frecuencia se hacen cargo de las responsabilidades de cuidado familiar. Las familias monoparentales, predominantemente encabezadas por mujeres (en más de ocho de cada diez casos), suelen vivir en pisos de alquiler. Las estadísticas oficiales muestran que las mujeres en España se enfrentan a tasas más altas de pobreza, exclusión social y privación material.

Miembros de Amnistía Internacional entrevistamos a 19 mujeres y cuatro hombres que o bien habían pasado por un desahucio o corrían el riesgo de ser desahuciadas en un futuro próximo. Al menos siete de ellas lamentaron que durante el proceso el juez no mostró interés por sus circunstancias personales. “No tuvimos ocasión de explicarle nuestra situación”, nos dijo Ana. Una jueza de Barcelona nos lo confirmó: “Cuando recibimos una demanda de desahucio, no tenemos ni la menor idea de quién está viviendo allá”. Continue reading “Derechos desahuciados en España: Sin habitación propia”

Aprendamos a criticar sin condenar, literalmente hablando

1Este artículo fue publicado en El Huffington Post

La hemeroteca estos días nos ha dejado tres historias distintas pero que tienen algo en común.

Como pidieron políticos y varias administraciones, la semana pasada la Fiscalía abrió diligencias que obligaron a inmovilizar el autobús con el que Hazte Oír lanzaba mensajes tránsfobos por las calles de varias ciudades españolas. Al parecer, existía un riesgo de “alteración de la paz pública (y) de creación de un sentimiento de inseguridad o temor” entre personas transexuales, especialmente menores.

En Las Palmas de Gran Canaria un drag queen se vistió de virgen y de jesucristo para ganar un concurso durante el carnaval. El show fue puesto en conocimiento de la Fiscalía por si pudiera constituir un “delito contra los sentimientos religiosos”. El sujeto en cuestión aseguró públicamente que él no quería ofender a nadie. Resulta que la intención de ofender es precisamente uno de los elementos indispensables de este curioso tipo delictivo, así que nunca sabremos si estas explicaciones son genuinas o son por si las moscas.

EITB ha emitido un programa humorístico (¡!) en el que la farándula euskaldun se deshace en estereotipos sobre “los españoles”, que son unos chonis, machistas, corruptos, ignorantes, fachas y muy-muy paletos. No sé cuál es el escándalo, la verdad, porque los vascos ya lo sabíamos: lo absorbimos acríticamente primero de los payasos de la tele, luego en la ikastola, y más tarde en la herriko taberna. Todo el mundo sabe que la facilitad de influir sobre un vasco es tan sólo comparable con la de corromper a un español. En cualquier caso, Ciudadanos y UPN ya han anunciado que van a llevar el tema a los tribunales porque el programa “incita al odio”. Han recordado que quien ríe el último, ríe mejor, y supuestamente el último en reír tiene que ser un juez.

¿Qué tienen en común estas tres historias? Continue reading “Aprendamos a criticar sin condenar, literalmente hablando”