Pido una oportunidad para votar por Espanya

Este artículo fue publicado en El Huffington Post.Kid under the catalan flag

 

La noche del 1 de octubre entrevistaron brevemente a un votante del no en un canal de televisión estatal. Se trataba de un joven andaluz, casado con una catalana y padre de dos niñas. Había llegado a Catalunya seis años atrás y decía haber sido muy bien acogido. Visiblemente conmocionado, tras señalar el sentido de su voto nuestro protagonista se lamentaba: “Hoy siento que me han dejado sin argumentos”.

Este hombre y millones más necesitan recuperar esos argumentos. Es más, después de semanas de tensión y angustia, de la DUI y del 155, creo que no me pongo excesivamente dramático si escribo que los necesita la sociedad española en su conjunto.

Aunque no sabemos el número exacto, parece que cerca de dos millones de catalanes se expresaron por la independencia el 1 de octubre. Voces desde Catalunya sostienen que mucha gente, especialmente jóvenes, ya han desconectado de España. Para estas personas no habría solución que no fuera quirúrgica. Es posible que así se sienta parte de la población pero me niego a aceptar que sea el caso de la mayoría. Es más, aunque lo fuera, seguiríamos obligados a buscar y agotar los espacios de entendimiento.

En esta encrucijada constitucional e identitaria un referéndum en Catalunya puede ser lo mejor que nos pase. Tengo dos razones que procedo a exponer a continuación. Continue reading “Pido una oportunidad para votar por Espanya”

Advertisements

El Estado de Derecho tiene una hermana de la que apenas hablamos

Estado-autonomico-Derecho-Constitucional-1140x419Este artículo fue publicado en Agenda Pública

Pueblo y Democracia tuvieron mellizos, niño él, niña ella. Son iguales en peso, altura y grado hereditario, pero no les queremos por igual. El niño se llama Estado de Derecho. La niña, Soberanía Parlamentaria.

Vaya mi tesis por delante. Sostengo que si reconociéramos el mismo valor al Estado de Derecho y a la Soberanía Parlamentaria, la respuesta institucional pero sobre todo ciudadana al contencioso en Catalunya sería distinta.

Si el Estado es de Derecho la sociedad entera, gobernantes incluidos, está sometida a la ley y el papel de los jueces es velar por que así sea. Pero en democracia no nos basta con afirmar que la ley hay que cumplirla. Necesitamos que la ley sea legítima. Y la legitimidad deviene de que la voluntad popular quede reflejada en ella. Mientras no nos inventemos algo mejor, la voluntad de 7,5 o de 46 millones de personas sólo puede conocerse a través de algún mecanismo de representación. Eso es el parlamento, que debe ser soberano, es decir, debe tener poder de decisión sobre el conjunto.

Tanto el Estado de Derecho como la Soberanía Parlamentaria son pilares esenciales pero mantener el equilibrio entre ambos no siempre es fácil. Requiere una actitud responsable y consciente. El Pueblo democráticamente representado se compromete a preservar la independencia de los jueces, y éstos por su parte respetan la supremacía del parlamento.

Jueces y parlamentarios son por lo tanto garantes de una misma libertad. Cumplir con dicha misión es de una trascendencia inconmensurable que exige un ejercicio de autocontrol permanente. Los parlamentarios han de ser conscientes de que no todo lo pueden, y los jueces han de respetar que su poder no proviene de la Facultad de Derecho sino de la voluntad popular. Continue reading “El Estado de Derecho tiene una hermana de la que apenas hablamos”

Derechos desahuciados en España: Sin habitación propia

ai report coverEste artículo fue publicado en OpenGlobalRights (Open Democracy)

Si Virginia Woolf reclamaba una habitación propia para escribir literatura (y para mucho más), Paula reclama un lugar al que poder llamar hogar para vivir su vida y criar a sus hijos. Pero políticas ineficaces le cierran el paso. Paula no es sino una de las miles de mujeres que no pueden salir de la trampa de la vivienda insegura tras un desahucio.

Más de 30.000 familias protagonizaron un desahucio por impago del alquiler el año pasado, al igual que el anterior, y el anterior. El número de familias afectadas por desalojos de origen hipotecario no es muy inferior.

Un desahucio es una experiencia traumática para cualquiera, pero Amnistía Internacional ha documentado que las mujeres lo sufren de manera diferente, y más frecuentemente. Las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos a jornada parcial, se encuentran en la parte inferior de la brecha salarial, y con frecuencia se hacen cargo de las responsabilidades de cuidado familiar. Las familias monoparentales, predominantemente encabezadas por mujeres (en más de ocho de cada diez casos), suelen vivir en pisos de alquiler. Las estadísticas oficiales muestran que las mujeres en España se enfrentan a tasas más altas de pobreza, exclusión social y privación material.

Miembros de Amnistía Internacional entrevistamos a 19 mujeres y cuatro hombres que o bien habían pasado por un desahucio o corrían el riesgo de ser desahuciadas en un futuro próximo. Al menos siete de ellas lamentaron que durante el proceso el juez no mostró interés por sus circunstancias personales. “No tuvimos ocasión de explicarle nuestra situación”, nos dijo Ana. Una jueza de Barcelona nos lo confirmó: “Cuando recibimos una demanda de desahucio, no tenemos ni la menor idea de quién está viviendo allá”. Continue reading “Derechos desahuciados en España: Sin habitación propia”

Aprendamos a criticar sin condenar, literalmente hablando

1Este artículo fue publicado en El Huffington Post

La hemeroteca estos días nos ha dejado tres historias distintas pero que tienen algo en común.

Como pidieron políticos y varias administraciones, la semana pasada la Fiscalía abrió diligencias que obligaron a inmovilizar el autobús con el que Hazte Oír lanzaba mensajes tránsfobos por las calles de varias ciudades españolas. Al parecer, existía un riesgo de “alteración de la paz pública (y) de creación de un sentimiento de inseguridad o temor” entre personas transexuales, especialmente menores.

En Las Palmas de Gran Canaria un drag queen se vistió de virgen y de jesucristo para ganar un concurso durante el carnaval. El show fue puesto en conocimiento de la Fiscalía por si pudiera constituir un “delito contra los sentimientos religiosos”. El sujeto en cuestión aseguró públicamente que él no quería ofender a nadie. Resulta que la intención de ofender es precisamente uno de los elementos indispensables de este curioso tipo delictivo, así que nunca sabremos si estas explicaciones son genuinas o son por si las moscas.

EITB ha emitido un programa humorístico (¡!) en el que la farándula euskaldun se deshace en estereotipos sobre “los españoles”, que son unos chonis, machistas, corruptos, ignorantes, fachas y muy-muy paletos. No sé cuál es el escándalo, la verdad, porque los vascos ya lo sabíamos: lo absorbimos acríticamente primero de los payasos de la tele, luego en la ikastola, y más tarde en la herriko taberna. Todo el mundo sabe que la facilitad de influir sobre un vasco es tan sólo comparable con la de corromper a un español. En cualquier caso, Ciudadanos y UPN ya han anunciado que van a llevar el tema a los tribunales porque el programa “incita al odio”. Han recordado que quien ríe el último, ríe mejor, y supuestamente el último en reír tiene que ser un juez.

¿Qué tienen en común estas tres historias? Continue reading “Aprendamos a criticar sin condenar, literalmente hablando”

Una pregunta desde el Reino Unido: ¿Por qué España no es nativista como las demás?

Este artículo fue publicado primero en El Huffington Post

El populismo xenófobo lleva años acechándonos. Ya se ha adueñado de Estados Unidos y de Hungría, apretó a Austria, y ahora amenaza en Francia, Holanda y Alemania. España por ahora parece vacunada contra este mal, y muchos se preguntan por qué.

Suelen darse varios argumentos para explicar por qué en España no triunfa (todavía) el populismo xenófobo: el recuerdo de la dictadura franquista, la falta de liderazgo y las desavenencias internas dentro de la extrema derecha, su integración en un sector del Partido Popular, la pluralidad de sentimientos de pertenencia nacional en distintos puntos del Estado, la canalización del descontento popular a través de Podemos y de otras plataformas, etc.

Todos estos argumentos, y seguramente algunos otros más (¿el papel de los medios de comunicación?), parecen relevantes. Posiblemente sea cierto que la situación concreta de España se explique a la luz de varios factores, pero sería bueno afinar el análisis intentando concretar el peso relativo de cada uno de ellos. El manido Spain is different no es suficiente. Continue reading “Una pregunta desde el Reino Unido: ¿Por qué España no es nativista como las demás?”

La vivienda no ha sido un derecho durante la crisis. ¿Lo será después?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la cantidad de hipotecas concedidas aumentó casi un 22% entre julio de 2014 y el mismo mes de 2015, hasta llegar a las 21.863 operaciones. Este número está todavía lejos de las 130.000 de 2005 o 2007, pero sugiere que el mercado inmobiliario español puede estar remontando. La crisis todavía no pertenece al pasado. Pero ahora que parece que la economía vuelve a construirse con ladrillo, resulta necesario preguntarse: ¿Seremos capaces de edificar una política de vivienda sobre la base de los derechos humanos?

En los últimos años centenares de miles de personas han perdido sus viviendas a consecuencia de ejecuciones hipotecarias. Muchas siguen a día de hoy en esta misma situación.

Continue reading “La vivienda no ha sido un derecho durante la crisis. ¿Lo será después?”